miércoles, 19 de octubre de 2011

Inventamos o erramos



La facultad de Filosofía y Letras (UBA) de Argentina está repleta de carteles con la cita "inventamos o erramos" de Simón Rodriguez, maestro del otro Simón celebre de América Latina (Simón Bolivar) y ambicioso y libre pedagogo que en tiempos de independencia sabía que era necesario no copiar un sistema educativo de Europa en la región sino crear uno propio. Lamentablemente, su postura no fue la que ganó.

"THEY also wanted to study" - Chile today -imag shared on Facebook by Mariano Zamora


Cuando participo del MOOC Change11, vivo una tensión como esta de la que habla Rodriguez. En un entorno de educación abierta, la diversidad debería estar presente. La educación abierta es una postura política, especialmente significativa para los que tienen menos acceso o lo disputan o no quieren que todo vinculo sea de compra/venta. ¿No somos suficientes los que vivimos otra realidad para instalar temas que tienen que ver con nuestras problemáticas?  Tal vez estas discusiones se están dando y me las pierdo o tal vez estas discusiones deben darse en otro lado. Quisiera que en un curso masivo en línea de alcance global pudiera ser un espacio para este diálogo. Tal vez es que lo universal y lo particular no pueden compartir el espacio (y esto también es verdad para el aula, la mayoría de las veces).

Siempre participar de cursos impulsados por gente de otros países me abre la cabeza, me estimula, aprendo mucho, pero ahora estoy sintiendo fuertemente que si bien los temas que se tratan o cómo se tratan podrían ser interesantes, no hay lugar para lo que para mí es más fundamental hoy, no responden a los problemas sobre los que yo necesito reflexionar y accionar: la masividad de un sistema educativo que cae por su propio peso, las tensiones entre desigualdad (pobreza) y diferencias (culturales), el aprendizaje para cada uno cuando debemos diseñar para millones, qué conservar del pasado, qué activar en el presente, qué olvidar, cómo dejar de perder el tiempo y qué hacer para potenciar el deseo en el aprendizajes, etc. Cuando el contexto pedágogico es que los adolescentes cursan un nivel medio sin lograr la lectoescritura, las tecnologías del nivel superior (semana 6 del curso) para mí no son prioridad. O sí, pero la discusión, en todo caso, tampoco corresponde a un nivel superior como el que yo transito. Cuando hablamos de colaboración (semana 4) en la sesión sincrónica yo necesitaba discutir con colegas las fuertes diferencias de conocimientos, culturales y de habilidades que la escuela espera y las realidad que existen en las aulas, cómo construir colaboración en ese contexto. No pude motivar un diálogo con nadie, (¿será que no les pasa?)

Frente a esto pienso que un cambio es que inventemos. En el grupo de Facebook que creamos los hispanoparlantes del curso #change11, surgió la idea de crear un MOOC o  CAMEL, como los llama - en español- Luis Ordoñez. Ya desde el vamos tenemos diferencias, qué tema debería tratar el curso es muy diferente para cada uno, que todos hablemos español no es suficiente para estar mirando una realidad similar: México,Uruguay, España, Colombia y Argentina son casi planetas separados en algunos aspectos. Aún así, creo que la iniciativa está en el orden del cambio verdadero: que inventemos. Iniciamos una wiki para comenzar a traccionar en ese sentido proyectomooc.wikipaces.com (aún vacía)

En la misma línea, me interesó el post Dónde está el cambio? que si bien no cuestiona el curso por su necesidad de otra cosa, lo hace por la distancia entre el discurso y la práctica, una disociación que -con distintos contenidos- se le cuestiona al sistema educativo tradicional desde hace mucho tiempo. Esta entrada que menciono se centra en las supuestas contradicciones entre educación abierta y el uso plataformas pagas, o entre innovar y la elección a favor de la plataforma más cómoda. En este sentido, debo decir que aprecio el hecho de que se intenten distintas herramientas y que no funcionen y que se planifique y diseñe sobre la marcha cómo resolver las contingencias.

Por otro lado, gracias a que existe una experiencia como #change11 de por sí algo ya cambió: podemos discutirlo, pelearnos, aplaudirlo...podemos crear algo diferente a partir de la propuesta de cambio que pone a disposición. Tomo el curso como una interpelación. Agradezco el desafío.

Participo de los mooc para aprender sobre formatos y diseños de experiencias abiertas en línea que enfatizan en la colaboración. Todavía no logro del todo inventar y dejar de errar.

---


lunes, 10 de octubre de 2011

Aprendizaje colectivo y abierto: ¿Discurso educativamente correcto o realidad?

imag: http://madrid.cnt.es/

La semana pasada tratamos el aprendizaje colectivo en Change11 y como buen ejemplo del tema hoy arrancó el curso sobre inteligencia artificial de Stanford.

Me anoté como lurker -con algo de fe- en el curso de Stanford, en especial para explorar el formato y sumarme como conejito de indias a la experiencia: el objetivo de AIClass es comprobar si con un curso abierto en línea se puede aprender lo mismo que con el mismo curso presencial, tradicional, en Stanford.
Es decir, si se logran los mismos resultados, cuantificables por evaluaciones.


Preguntas que me hago respecto a la universidad como institución (más allá de los profesores del curso de AI): ¿quieren realmente probar que se logran los mismos aprendizajes con un curso abierto-masivo-en red o no? Porque si se comprueba que sí, quedaría demostrado que la estructura misma de la universidad debe modificarse, al menos, abrirse. Si la certificación de Stanford puede obtenerse sin asistir de manera presencial a Stanford, podría distribuirse el saber y los certificados de manera masiva (¿gratutita?), el mercado educativo sufriría un interesante shock. Muchos nuevos caminos se presentan (ya los venimos viendo y experimentando, pero que yo sepa esta es la primera experiencia abierta que ofrece una certificación, o sea, evaluar).

Creo que tener como objetivo el que se plantean puede ser tramposo: que se logren los mismos resultados modificando el vínculo pedagógico es poco probable, y no sé si debería ser deseable. Lo interesante es observar los aprendizajes que emergen, las prácticas que brotan, lo que 160.000 inscriptos en un curso en línea son capaces de hacer con la red que se traza y la autonomía que se ofrece brindando determinados insumos. Al revés de la famosa frase de Einstein, esperan los mismos resultados haciendo algo diferente. Más bien lograr nuevos resultados, los no previstos, podría ser un paso interesante para la investigación y el aprendizaje, incluso para quienes quieran desarrollar planemiento educativo con métodos "científicos". Leer el twitter de @aiclass da una mirada sobre efecto del primer día de clases del curso: gente impactada y experimentando/creando un fuerte cambio, gratitud.

Esta semana 5 de Change11 nuevamente ofrece un buen marco para estas inquietudes. Nos convocan a  reflexionar sobre el impacto en la práctica de la educación abierta.

El especialista de la semana, David Wiley, resume su contribución al campo con "I would like to invite students to reflect on the practical impact on people they would like to their educational technology / educational research work to have. What kind of change do they want to see in the world? What will they have to do, personally, to create that change?"  

"Me gustaría invitar a los estudiantes a reflexionar sobre la repercusión práctica que les gustaría ver en la gente respecto de su trabajo e investigación acerca de tecnología/educación. ¿Qué tipo de cambio es lo que quieren ver en el mundo? ¿Qué tienen que hacer, personalmente, para crear ese cambio? "

El cambio que yo quiero ver es una modificación en las relaciones de saber/poder. Y junto con esto, todos los otros cambios que pueden desatarse que también quiero en la educación y en el mundo. En particular uno: frente al concepto de individuo "individualista", yo prefiero el de personas interconectadas integrando redes, comunidades de práctica y aprendizaje. Sobre lo que tengo que hacer para lograrlo, algo estoy haciendo, mucho estoy tratando de entender, ya que comprende una gran complejidad. Para empezar, me estoy haciendo cargo de ese deseo. 

     
----

Esta es la descripción sobre le formato y modalidad de participación en AIClass. Este el canal en youtube, acá las consignas de trabajo semanales (con voluntarios se está subtitulando el material del curso a muchos idiomas).

Edgar Altamirano, también participante del Change11 y con quien compartimos el grupo Change11Es en facebook, creó un grupo para intercambiar en español, como comunidad de apoyo para AIClass. Él mismo es profesor de AI así que allí podemos tener un gran apoyo. Quienes quieran sumarse es https://www.facebook.com/groups/IAStanford/.